Carmen SalvadorTena,(Administradora)

jueves, 26 de junio de 2014

TERMALISMO EN ZARAGOZA

TOMAR LAS AGUAS, era una expresión muy corriente en el pasado siglo entre la gente acomodada que iba a tomar baños termales para distintos remedios de tipo renal, reumatoide.....Por supuesto que la mayoria de la población, desconocía lo que eran vacaciones y menos en verano, ya que era época de la siega, de recoger la cosecha del cereal, vital para la supervivencia del año.
Recogida la cosecha a mediados de agosto vendrían las fiestas, verdadero momento de descanso y diversión en aquella España campesina hasta mediados del S XX.
El termalismo, aunque conocido y usado desde tiempos muy remotos y cuidados por griegos y romanos como instrumento social y político en la construcción de termas,  baños públicos, fue poco valorado por el cristianismo, pues el cuerpo no era prioritario en los cuidados personales,ni siquiera la higiene y mucho menos el placer.
El el siglo XlX , la clase burguesa vuelve sus gustos a las termas, a los baños termales en balnearios más o menos lujosos en largas épocas que permitía salir de las ciudades hacinadas y las más de las veces expuestas a epidemias como el cólera.

Actualmente la Hidrología Médica como rama de la Terapéutica, se ha nutrido de los avances de la ciencia y se apoya en otras disciplinas, tales como las Ciencias Naturales, la Química, la Física, la Fisiología, la Farmacia, etc. Hoy se conoce la composición química de las aguas, sus orígenes, sus funciones en el organismo, etc. Sin embargo, a pesar de que las curas termales han perdido en empirismo de antaño, las curas hidrotermales no ocupan hoy el lugar privilegiado que ocupaban en otras épocas, lo cual es debido al desarrollo de la Medicina en su conjunto, especialmente de la Cirugía y la terapéutica medicamentosa.
Recién en 1986 las aguas termales se declararon como una herramienta alternativa para gozar de buena salud física y mental. Así surgió una nueva disciplina, la hidrología médica –parte de las ciencias naturales que trata de las aguas-, aceptada como medicina complementaria por la Organización Mundial de la Salud.

Los programas de la Tercera edad del Ministerio de Sanidad incluyen  el termalismo como una de sus ofertas más exitosas.

España cuenta con zonas de termalismo en casi todas sus Comunidades A.EN ARAGÓN las tres provincias cuentas con balnearios termales, por su especial orografía, ya que se produce en zonas con fallas geológicas en las que el agua sale de la tierra con altas temperaturas y minerales: Alhama de Aragón, Jaraba y Nuévalos son prodigios del agua que merecen la pena conocer.
  ALHAMA DE  ARAGÓN, Vista aérea