Carmen SalvadorTena,(Administradora)

jueves, 27 de marzo de 2014

EL TERRITORIO DE LAS ESPAÑAS

La organización territorial de España a lo largo de la historia.l Ruiz Ortiz


ORDENACIÓN DEL TERRITORIO DE ESPAÑA : Dice D. Antonio Domínguez Ortiz:
El Estado Español es “una construcción iniciada por los Reyes Católicos, cuyos trabajos avanzaron muy lentamente en los siglos XVI y XVII, que recibió un notable impulso con el primer Borbón y adquirió su forma casi definitiva con la Constitución de 1812; después sólo recibió unos retoques hasta la remodelación de la que ha sido objeto con el Estado de las Autonomías”. Cómo vamos a ver el TERRITORIO de una nación se ordena de diferentes formas a lo largo de la HISTORIA. LA actual es una más

LOS CINCO REINOS ESPAÑOLES ANTES DE 1492




El matrimonio entre Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón (V de Castilla) conlleva la unificación de ambos reinos. Además, en 1492 conquistan Granada (incorporada a Castilla) y en 1512, muerta Isabel, Fernando anexiona Navarra a Castilla, conservando su condición de reino. Durante el reinado de los Reyes Católicos se produce también el Descubrimiento de América y se culmina la conquista de las islas Canarias, lo que extiende los territorios hispánicos hacia el Atlántico. Además, se conquista Melilla (1497). Por su parte, la Corona de Aragón comprendía los reinos de Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares, cada uno con sus Cortes propias, al contrario que en Castilla, que sólo había unas Cortes. Además, Aragón contaba con posesiones en Italia.


LA ESPAÑA DE LOS AUSTRIAS
Como dice el profesor Antonio Domínguez Ortiz, la unidad castellano-aragonesa que heredó Carlos V fue muy relativa, más bien una unión personal en la que, bajo la unidad de mando, cada reino conservaba su personalidad, sus cortes, su legislación, sus milicias y sus monedas. A pesar de ello, visto desde fuera en España se había producido la unidad y la expresión Rex Hispaniarum era ya corriente en una Europa que veía a la nueva nación hispánica actuar con unidad diplomática y militar.
Como sigue Domínguez Ortiz, la Administración tardó mucho en aceptar el nombre de España y la dilatada titulación de los monarcas austriacos demuestra que el Estado Español es “una construcción iniciada por los Reyes Católicos, cuyos trabajos avanzaron muy lentamente en los siglos XVI y XVII, que recibió un notable impulso con el primer Borbón y adquirió su forma casi definitiva con la Constitución de 1812; después sólo recibió unos retoques hasta la remodelación de la que ha sido objeto con el Estado de las Autonomías”. De todos modos, la unidad de acción exterior era ya un paso muy importante.
No podemos continuar sin recordar que la decisiva política matrimonial de los Reyes Católicos permitió ampliar considerablemente los territorios españoles. Carlos V fue también emperador de Alemania y Archiduque de Austria, y, como heredero de la Casa de Borgoña, incorporó a la Monarquía Hispánica los Países Bajos, siendo esto lo que más nos interesa para el tema que nos ocupa, puesto que hasta principios del siglo XVIII (Guerra de Sucesión) formaron parte de la Corona Española.
Por su parte, Felipe II incorporó, gracias a la política dinástica, Portugal en 1581 y su imperio colonial, que se perdió con Felipe lV

Durante la monarquía de los Austrias cada reino tenía sus peculiaridades y los monarcas trataron de conseguir en todos el mismo grado de autoridad que habían conseguido en Castilla, por lo que, según Domínguez Ortiz, no es correcto hablar de un intento de castellanización.
-La Corona de Castilla tenía unas Cortes únicas para todos los reinos
-Las tres provincias vascas, pertenecientes a la Corona de Castilla, tenían importantes exenciones fiscales, estaban gobernadas cada una por sus Juntas Generales (reunidas anualmente) y sus Diputaciones, sin que tuvieran ninguna institución común a las tres, y no tenían capitales.
-Navarra sí era un reino, con capital, virrey, Cortes y cuerpo legislativo propio, y delimitado por un cordón aduanero que lo separaba de Castilla, Aragón y las provincias vascas
-la Corona de Aragón estaba separada de los reinos que conformaban la Corona de Castilla por una frontera aduanera. No había instituciones comunes a los territorios de la Confederación, por lo que Fernando el Católico creó el Consejo de Aragón, que residía en la Corte. El reino de Aragón, el principado de Cataluña y el reino de Valencia tenían cada uno sus Cortes y un virrey que representaba al monarca. El reino de Mallorca, por su parte, tenía un gobernador y no tenía Cortes. Característica común de estos reinos es que contribuían con pocos impuestos a las arcas reales.
En época de Felipe IV, con el conde-duque de Olivares, se intentó aumentar el poder real en los reinos no castellanos (creación de la Unión de Armas) lo que provocó revueltas en 1640 en Portugal (que se independizó) y Cataluña. La única institución que no conocía fronteras era la Inquisición, por lo que la Corona se valió de ella en muchas ocasiones.

LA ESPAÑA DE LOS BORBONES: LA NUEVA PLANTA
En 1700, al morir Carlos II sin descendencia, hereda la Corona Felipe de Anjou, de la Casa de Borbón. Tras la Guerra de Sucesión, el 29 de junio de 1707 Felipe V impone el centralismo francés mediante los Decretos de Nueva Planta, que suprimen los fueros y el sistema político particular de los reinos de la Corona de Aragón, que durante la guerra habían apoyado al otro candidato, el archiduque Carlos de Austria, por lo que aplica el derecho de conquista. Se suprimen así las Cortes de estos reinos y el virrey es sustituido por un capitán general.
Para Pedro Molas Ribalta, la supresión de la autonomía de los reinos de la Corona de Aragón hizo aparecer pronto la peculiaridad de las provincias vascas y de Navarra. Estos territorios, que durante los Austrias podían presumir de ser los más castellanos de todos los reinos forales, aparecieron de pronto como una anomalía dentro del Estado absoluto centralizado. La fidelidad de las llamadas “provincias exentas” había privado a Felipe V de argumentos para la abolición de sus fueros.
En 1717 existen en España once Capitanías-Audiencias, Por debajo de este nivel se mantienen las 21 provincias castellanas, a las que se añaden ahora las cuatro provincias de la Corona de Aragón, divididas ahora en corregimientos. La introducción de la figura del intendente complicó aún más el sistema con la creación de intendencias. En 1749 el país queda dividido en 28 provincias-intendencias, siendo esta la división que se toma para la convocatoria, en 1810, de las Cortes de Cádiz.

 LOS DECRETOS DE NUEVA PLANTA DESPUÉS DE LA INSTAURACIÓN DE LA DINASTÍA  BORBÓN se publicaron el 29 de junio de 1707 los decretos de Aragón y Valencia, teniendo como resultado la abolición de todo 3 el sistema legislativo e institucional de ambos reinos.
El 3 de abril de 1711 se dictó un segundo decreto por el que se restablecía parte del derecho aragonés otorgándose una nueva organización planta a la Audiencia de Zaragoza. En el caso de Aragón la asimilación de la lengua castellana fue menos traumática, puesto que el idioma propio, el aragonés, había sido sustituido en la administración por el castellano, a través de la influencia de los Trastámara que ocupaban el trono de la Corona de Aragón.4 Sin embargo la imposición del castellano en las clases populares tuvo un impacto similar al del resto de territorios.
El tercero, de 1715, el de Mallorca se publicó el 28 de noviembre de 1715, siendo más complaciente y fruto de una actitud más negociadora.
El cuarto decreto que afectaba sólo a Cataluña se dictó el 9 de octubre de 1715, despachado por Real Cédula con fecha de 16 de enero de 1716

Las Cortes de Cádiz promulgan la Constitución de 1812, que recoge la unificación legislativa y fiscal de toda la Nación (así como un ejército nacional al que todo español tenía la obligación de servir), con el apoyo de los diputados vascos, navarros y catalanes. La invasión hace primar el interés nacional sobre el regional.

Las Constitución de Cádiz fue liberal y progresista y fijaos que dice unificación legal, lo que significa que las leyes son para todo el estado En 1833, Javier de Burgos, durante la Regencia de María Cristina, realiza una nueva división provincial, basada en el proyecto de 1822.El resultado es la organización del territorio en PROVINCIAS tal y cómo hoy se conocen..