Carmen SalvadorTena,(Administradora)

miércoles, 9 de abril de 2014

ROMÁNICO ARAGONÉS l

 DIFUSIÓN DEL ARTE ROMÁNICO
Si el "románico" es, como todos los estilos artísticos, una moda, la manera de expresarse durante un período determinado, esa moda no fue, ni mucho menos, propia de los musulmanes aragoneses, sino de los cristianos. De entrada, por lo tanto, quedó limitado al mundo cristiano. El marco geográfico del románico aragonés se limita, fundamentalmente al norte de la línea que, de Este a Oeste, va desde la Litera a las Cinco Villas, aunque no faltan ejemplos aislados al sur de ella. No obstante, más que razones cronológicas, la línea de separación es geográfica y social.
El Ebro supuso no sólo una barrera militar y física, sino también psicológica, de modo que la repoblación de las tierras llanas al sur del Ebro dio origen a una mentalidad nueva, que chocó con la que utilizó el románico para expresarse. En el nuevo espacio del Sur, tan distinto, el pueblo se expresó mediante el "mudéjar"
a) La arquitectura románica aragonesa, atendiendo sobre todo a los materiales de construcción y a la decoración, presenta varias fases:

  • De origen italiano, llamado lombardo, es el primer románico aragonés, que penetró desde Cataluña: Alaón, Obarra, San Martín de Buil o Roda de Isábena, entre otros, son sus principales ejemplos, además del grupo de iglesias serrablesas, para muchos manifestación del arte «mozárabe». - Del período de influencia postcarolingia sería San Pedro de Siresa, pero su representación es exigua
  • El románico de transición, perteneciente a la época de Sancho III el Mayor , tiene en parte del castillo de Loarre su exponente más claro.
  • El románico pleno, de sillares perfectos y escultura decorativa, se difundirá desde la catedral de Jaca a puntos diversos, como San Juan de la Peña, San Adrián de Sasave o Santa Cruz de la Serós, entre otros.
  • Durante los siglos XII y XIII, los edificios románicos se multiplicaron, aparte de adoptar un cierto amaneramiento. Destaquemos los edificios religiosos de Uncastillo, Sos, Agüero o Murillo de Gállego, entre otros muchos. b) De la escultura románica, inexistente en el primer románico, sobresalen el grupo jaqués, Sos, Alquézar, San Juan de la Peña, San Pedro el Viejo de Huesca o Santiago de Agüero. Como sepulcros, el de doña Sancha (siglo XI), hoy en las Benedictinas de Jaca, y el de San Ramón (1170). Y una variada serie de tallas de la Virgen, distribuidas por múltiples pueblos, muchos incluso al sur del Ebro.
    c) De la pintura tenemos muestras tanto mural como en tabla, aunque se han perdido muchas obras por causas diversas.
  • La pintura mural destaca por su amplitud temática, aunque circunscrita fundamentalmente al mundo religioso. Como ejemplos podríamos elegir las obras de Bagüés y de Sigena, señalando la magnífica colección que custodian los Museos Diocesanos de Jaca y Huesca.
  • La pintura en tabla, de difícil sistematización e interpretación, está representada por los relativamente abundantes "frontales de altar" (Chía, Gésera, Liesa o Berbegal, entre otros muchos), aunque la mayor parte de ellos son exhibidos en Museos no aragoneses.
  • http%3A%2F%2Fifc.dpz.es%2Fwebs%2Fubieto%2Fmapasubieto%2F94.gif&container=blogger&gadget=a&rewriteMime=image%2F*