Carmen SalvadorTena,(Administradora)

sábado, 26 de abril de 2014

EL GUIÑOTE

Jugando al guiñote en la Casa de Aragón en Sevilla
El diccionario de la Real Academia Española dice respecto del guiñote: Juego de naipes, variante del tute. Luis Gracia Vicién, uno de los pocos escritores que se han ocupado de él en su obra Juegos Aragoneses, señala que antiguamente se le llamaba bresca real (brisca), y añade que: "También se le llamaba tute aragonés por la similitud con el tute en algunos lances, tanteo y valor de las cartas.
" De nuestra investigación para conocer historia de este juego, cómo y cuándo empezó a jugarse, nada más hemos encontrado. Si como señalan estas fuentes el guiñote es un derivado del tute, no cabe la menor duda que al conformarlo así salió un juego de más fuste que su principal, pues por su necesidad de memoria, estrategia y ejecución es de los más principales de los juegos de cartas. No responde, en su formal actual, la palabra guiño a su estilo, que parece ser su raíz etimológica, ya que nada hay más serio que una partida de guiñote llevada con arreglo a sus reglas. Guiño, o sea "cerrar momentáneamente un ojo quedando el otro abierto, hecho con más o menos disimulo como señal de advertencia, no entra en las maneras del guiñote. Por supuesto que los vocablos: guiñotero, guiñotada. guiñotista, guiñotear, son los más corrientes del entorno familiar de este juego. Pero si, como se indica, es hijo de otros juegos de mayor antiguedad, habrá que convenir en que salió más perfecto que sus progenitores. Lo jugaban nuestros abuelos, abuelos de personas a las que hemos consultado, que actualmente están por los ochenta años; lo que significa que se jugaba ya en la segunda parte del siglo pasado. En nuestra excursión por muchos pueblos de nuestro Aragón para conocerlo en su propia salsa, hemos constatado que, pese a la penetración de otros juegos de cartas, en temporadas de manera creciente, ninguno ha perdurado, ni ha tenido la dedicación ni el aprecio general del guiñote.
 Se juega en las tres provincias aragonesas, en una buena parte de Navarra y Castilla. En lugares de la costa levantina -hace más de treinta años-, lo hemos visto jugar en Peñíscola, y lo hemos jugado parejas aragonesas contra parejas peñiscolanas. Unos días ganábamos nosotros, otros perdíamos, porque ellos lo jugaban, en una buena parte, bastante mejor. Se ha jugado en Francia, en las playas de Argelès, Saint Ciprién y Barcarès, cuando tantos aragoneses llegaron allí, en el año 1939, exhaustos de hambre y hartos de sufrimientos. Nos decía un exiliado letuxano, Pedro Sanz Nebra, que entre los grupos de aragoneses faltaba casi siempre un trozo de pan para llevarse a la boca, pero rara vez una baraja española para jugar al guiñote. Los grupos de exiliados de nuestra tierra que se quedaron allí para siempre lo han jugado con mucha frecuencia. Lo mismo ocurrió, tiempo después, entre nuestros paisanos cuando fueron a este país a las campañas de trabajos agrícolas.
Enlaces :
http://www.ctv.es/USERS/chirriclan/guinote.htm
  1. www.ludoteka.com/guinote.html

    1. www.cabezoalto.es/guinote/reglamento.htm

      1. somontaneando.wordpress.com/2011/01/07/el-juego-del-guinote

        1. www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=6659