Carmen SalvadorTena,(Administradora)

lunes, 13 de abril de 2015

ROMERÍA DE BONASTRE DE.QUINTO DE EBRO

LUNES DE PASCUA EN BONASTRE.
MARTES EN MATAMALA











 Las Ermitas: Bonastre y Matamala.
Siguiendo una antiquísima tradición, los vecinos de Quinto acuden en romería, el lunes de pascua, a celebrar la fiesta de la virgen de Bonastre (Buen Astro), y el martes siguiente, la de la virgen de Matamala. Tras la celebración de la Eucaristía, tiene lugar el acto más tradicional y entrañable, cuando los quintanos pasan a venerar la imagen de la virgen, en ambos días. Acto seguido tiene lugar la comida campestre en las inmediaciones de los respectivos santuarios, creándose un buen ambiente festivo de auténtica armonía y hermandad entre los asistentes. Favorece la fiesta el hecho de celebrarse en pascua florida, en plena primavera cuando transcurrido el invierno la naturaleza renace con renovado vigor. Se completa la fiesta, en ambos días, con la lidia de vaquillas en la tarde.
Ermita de Bonastre La Ermita de Bonastre está ubicada en un promontorio junto a la carretera de Castellón (N 232), a unos 7 kilómetros de la localidad en dirección a Zaragoza. Al igual que Matamala, Bonastre fue un pueblo o un enclave fortificado, documentado ya en el siglo XIII. Angel Calvo Cortés, autor de Monegrillo y su entorno, refiere: " La protección dispensada por los reyes a los de Zaragoza hace que éstos tengan propiedades por todos los lugares y que anden de formas poco correctas cuando salen de la ciudad. Ejemplos de ello son las casas que el puente de Zaragoza tiene en Pina (1256) y el perdón que Jaime I otorga por los daños causados en Quinto y Bonastre (quema del castillo)". Aunque la ermita se menciona en los libros parroquiales, en el siglo XVI, en su traza actual es una obra de tipo barroco, probablemente del siglo XVIII. Fue reconstruida tras la Guerra Civil (1936-1939).
         
La Ermita de Matamala se encuentra a 3.7 Kilómetros del pueblo, emplazada entre la vía del ferrocarril y la carretera de Quinto a Sástago, junto al Río Ebro. Se trata de un modesto edificio de tipología popular, que conserva una portada cegada, de un gótico primitivo atribuible al siglo XIII, y que debió de ser la puerta de acceso a la parroquia del pueblo que fue Matamala. Desaparecido éste, consta como ermita al menos desde 1489. A principios del siglo XVIII unos vecinos de Quinto la enlucieron con yeso y adquirieron un retablo que se colocó en 1721. Fue reconstruida tras la Guerra Civil (1936-1939). Cercano a la misma hay un elevado promontorio en el que se hallan los últimos vestigios del castillo árabe que allí se levantó en época musulmana. Esta ermita sufrió dos recortes, uno a finales del siglo XIX y el otro en el último cuarto del siglo XX, por lo que quedó reducida a su mínima expresión. Por eso y por el peligro derivado del incremento del tráfico tanto en la carretera como en el ferrocarril, se vio la necesidad de buscar a la ermita, un nuevo emplazamiento libre de inconvenientes. Se eligió el paraje conocido como la Loma del Cornero para construir la nueva ermita de Matamala. Se erigió en el año 2001. Tiene un diseño muy funcional. Desde el martes de pascua de este año, se ha convertido en el nuevo destino de la romería, sin que por ello los quintanos hayan olvidado la antigua y entrañable ermita junto al Ebro.
El municipio de Quinto tiene básicamente un trazado lineal. Las calles principales, tanto del caso histórico como de la zona del ensanche, se extienden paralelas a la Carretera Nacional 232 que atraviesa la localidad. La comunicación entre éstas se realiza por una red de calles menores de trazado trasversal. A pesar del progreso y de la evolución urbanística de la localidad, algunas zonas del casco histórico no ocultan su traza morisca.
 www.quinto.es/cosas_interes.php