Carmen SalvadorTena,(Administradora)

jueves, 9 de octubre de 2014

EL MILAGRO DE CALANDA ll


                             
Miguel Pellicer, vecino de Calanda
tenía una pierna muerta y enterrada
Dos años y cuatro meses
cosa vista y aprobada
por médicos y cirujanos
que la tenías cortada.

Dijo Virgen Santa
desde este hospital
no puedo ir a veros
a vuestro Pilar.

Si quisierais, madre mía
que os fuera a visitar
muchas gracias os daría
¡Oh gran Virgen del Pilar!.

Se acostó en la cama y por la mañana
se encontró la pierna sana como estaba.

Yo no puedo explicar
más de esta reina soberana;
ya sabéis que en Aragón
indulgencias se ganan.

La misa de infantes, debemos oír
y todo cristiano, debe concurrir.
Las limosnas a esta Virgen
son para misas y plegarias,
para sostener el templo
de esta Reina Inmaculada.
A la Pilarica, pedirle con fervor
rezarle una salve y un credo al Señor.
Todos los aragoneses
por patrona la tenemos,
líbranos de mala hora
que siempre te adoraremos.
Adiós Virgen Santa, Reina del Pilar,
dale a tus devotos, gloria celestial.
ÁNGELES PERALTA GONZÁLEZ