Carmen SalvadorTena,(Administradora)

martes, 21 de octubre de 2014

EL DANCE EN ARAGÓN

Torre humana de Tauste


 EL DANCE

 El Dance, los Dances, o también muchas veces el Paloteado o Palotiau, son los distintos nombres que recibe una de las manifestaciones folclóricas mas genuinas y estendidas por Aragón.




Una de sus características más importantes es su variedad, pues aunque es facil detectar unos elementos comunes (la representación teatral con música y baile propios, la existencia de una pastorada y unos dichos alusivos a la actualidad en la comunidad, los personajes típicos como el mayoral y el rabadan, el demonio y el angel, y los conjuntos de los danzantes que ejecutan coreografías corales donde se enfrentan el bien y el mal que puede tener la formar de moros contra cristianos, o contra turcos, o de dos grupos indeferenciados, según el momento y lugar, los bailes mantienen grandes similitudes aunque se hagan con palos, bastones, espadas, etc., o las cintas que se entrelazan y se vuelven a destejer, tambien puede haber elementos mas elaborados como terminar la representacion con una torre humana y el angel o un niño arriba que por su complejidad escasea en la mayoria de los sitios..
Precisamente si algo es característico del dance (o mejor de los dances) es su individualismo local. En cada población dedicado a su santo patrón particular, se baila su propio dance, que tiene unos vestidos propios del lugar, que se trasmiten de padres a hijos, y sobre todo sirven para distinguirse de la población vecina, cada localidad tiene mudanzas o coplas o bailes propios, con su propia letra, música y coreografía, y una pastorada a la vez de alabanza al santo patrón y de repaso de actualidad en un ambiente jocoso e ironico, similar a la permisividad de los carnavales. http://www.pasapues.es/aragon/dance/index.php
Entre los muchos tipos de dances destaca el de Tauste, que es al que hacía referencia Carlos Garcia Ortego, que termina con una torre humana "a pulso", es decir que se sujetan a pulso a los danzantes hasta formar la torre. Parece ser que es una excepción y es genuinamente aragonesa y local, no por aculturación catalana sino integrada en el Dance como elemento final